Una vez leí en un libro sobre Egipto que, ”... el que navega por el mar del Nilo ha de tener velas tejidas con paciencia”. Esta gran verdad se puede extender a toda actividad que se realice en este país. Posando delante de la Pirámide de Kefrén
Pero no vamos a incidir sobre la organización de las excursiones, más o menos acertadas, la variedad en las comidas, muchas veces repetitivas, el tráfico, el estado de las carreteras, .... y un sinfín de particularidades que forjan la idiosincrasia de los egipcios. Como visitantes sólo podemos y queremos agradecer a los egipcios, en este caso representados por Walid y Mohamed dos excepcionales guías que tuvimos la suerte de conocer, por la bella experiencia y lo mucho que hemos aprendido de los pobladores que durante miles de años han vivido y viven en este “Oasis Fluvial” que es Egipto. Las Pirámides de Giza El viaje a Egipto, aunque algo tardío no por eso menos esperado, lo hemos realizado en noviembre pensando que el calor sería más soportable (... que lo fue) y posiblemente habría menos turistas. De todas formas acertamos en todo; en la época, en los guías, en la compañía...... no guardamos más que buenos recuerdos de este viaje. El sol se pone, llega la noche
Nuestro viaje se inicia desde la T1 del Aeropuerto de Madrid - Barajas y duró 4 h. 15’ aprox. Llegamos a la T3 del Aeropuerto de El Cairo. Una moderna Terminal en la que operan los vuelos de Egyptair. Lo primero que hay que hacer, nada más dejar el avión y antes del Control de Policía, es hacerse con el visado en alguno de los bancos que hay. En 2009 el coste de éste sello era de 15 $ (... que se puede pagar en €, +/- 12 €). Previamente, y durante el vuelo, los auxiliares del mismo nos harán entregan de un formulario para rellenar y que será requerido en el Control de Policía.Grand Pyramids Hotel en Giza Llegamos de noche a El Cairo y la persona que nos recogió (que sólo vimos esa noche) nos repartió por los diferentes hoteles. La primera noche la pasamos en el hotel Grand Pyramids en Giza.

Giza - Saqqara - Menfis - Zoser Colocando bien la pirámide de Kefrén
El primer día nos recogen en el hotel a las 7 h. 30 min. de la mañana. Es aquí donde conocemos al guía, Mohamed, un egipcio muy bien instruido y de mente abierta. A las 8 h. llegamos a las Pirámides de Giza (60 L.E.).
Con el buen criterio que caracteriza a Mohamed iniciamos la visita a las Pirámides de Giza adelantándonos al resto de turistas. Iniciamos ésta por la pirámide de Kefrén (Hijo de Keops). Pirámide de Kefrén
Con sus 136 metros de altitud, (143 metros en su origen) es casi tan alta como la de su padre (Keops) y mejora a ésta el “sombrero” que, en su cúspide, aún mantiene el revestimiento de caliza que la cubría en su totalidad.
Frente a ésta y mirando al Nilo encontramos la Esfinge, denominada Abú-al-Hol (Padre del Terror).
La Esfinge flanqueada pos las pirámides de Kefrén y Micerinos Una talla que en sus orígenes era los resto de un promontorio rocoso usado como cantera y que representa la figura del Rey Kefrén, símbolo y guardián de la realeza. En un principio ésta no tenía patas.
Dejamos la zona de Kefrén y la esfinge para acercarnos a la Gran Pirámide de Keops, la única de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo que perdura. Pirámide de KeopsEsta obra maestra de la arquitectura, erigida por el Faraón Keops de la IV dinastía, es una construcción funeraria, al igual que el resto de pirámides, y situadas al oeste del Nilo (donde se pone el Sol, el mundo de los muertos). El mundo de los vivos se encuentra en el este, en las fértiles tierras bañadas por el Nilo.La Esfinge ''chata''
Hay muchos mitos y leyendas sobre la pérdida de la nariz de la Esfinge pero la única razón es que ésta es la más débil y desprotegida a los avatares climatológicos (... la nariz y el miembro genital)..... la gravidez afecta a todos. De las Pirámides de Giza nos dirigimos a Saqqara, donde se encuentra la Pirámide Escalonada y los restos del complejo funerario del faraón Yoser de la III dinastía.La Pirámide Escalonada
La excepcionalidad de este vasto complejo funerario viene dada por ser el monumento más antiguo de la zona, el primero construido a partir de piedras y uno de los más antiguos de Egipto.
Se cree que esta pirámide es obra de Imhotel, arquitecto y personaje de gran talento además médico y ministro del Rey Yoser.Complejo funerario del Rey Yoser
Junto a la pirámide está el Conjunto Funerario de Yoser, que al igual que ocurre con la Pirámide Escalonada, también se trata de algo único del mundo. Ambos edificios, formaban parte de un vasto recinto rectangular.
Continuamos nuestro viaje y nos trasladamos a Menfis, donde visitamos el Museo Mit Rahina (35 L.E.), recinto arqueológico que alberga, entre otros, una gran estatua (tumbada) del faraón Ramses II que se alzaba en las puertas del Templo de Ptah , a los pies de la aldea de Mit Rahina.Colosal estatua del Faraón Ramsés II Tras la visita toca almorzar en un restaurante camino de vuelta a Giza. Una vez terminado el almuerzo nos trasladan al aeropuerto.Foto con la hija del dueño del restaurante El representante de la agencia nos acompañó a la Terminal 3 del aeropuerto de El Cairo y realizó los trámites de embarque, acompañándonos hasta el control de policía.

Viaje por el Nilo. Embarcando en el Nile Shams
Dejamos El Cairo y volamos a Luxor. Aquí nos esperaba el “Nile Shams”, barco en el que vamos a realizar el crucero por el Nilo. Durante 4 noches este barco va a ser nuestro hotel flotante.
En la cena coincidimos con tres parejas; Bea y Abraham de Madrid, Fran y Sandra que aunque gallegos afincados en Barcelona y una pareja de argentinos, Judith y Juan.Terraza del Nile Shams
El día anterior, en El Cairo, también conocimos a una pareja de Bizkaia, Uxue y Oskar. Este grupo fue con el que más contactos tuvimos y con los cuales pasamos muy buenos momentos y de los que guardamos buenos recuerdos.
A la mañana siguiente se inicia la primera de las visitas en Luxor y el primer madrugón. A las 5 h. 30’ salimos dirección al Valle de los Reyes (80 L.E.).Luxor a vista de pájaro en Globo
Se trata de una necrópolis real y como curiosidad remarcar que al fondo de este valle se alza una montaña con forma de pirámide llamada Tebana. En este valle hay 60 tumbas reales.
Visitamos tres tumbas; las de los Ramsés I, IX y IV y no se puede acceder con ningún tipo de cámara en todo el recinto. Hay que dejarlas en el autobús si no queremos tener problemas en el control de entrada (... también se registran los bolsos). En este punto son muy estrictos. Aquí abajo hay una panorámica del Valle de los Reyes que he encontrado colgada en Google Earth. Panorámica del Valle de los Reyes (La foto no es mía, la he bajado de Google Earth) La visita dura hasta la 8 h. 30’. De vuelta al autobús nos dirigimos ahora al Templo de Medina Habut (30 L.E.) Fue Ramsés III quien eligió este lugar.Fachada del Templo de Medina Habut Se trata de un conjunto monumental cuya puerta de entrada imita a la de una fortaleza oriental. Si nos fijamos a ambos lados de la puerta encontramos la característica dualidad egipcia, Ra - Amón, Norte – Sur, Papiro – Loto, ... También vamos a encontrar la primera batalla naval de la historia. Se encuentra en los bajorrelieves del muro exterior norte.La Primera Batalla Naval de la Historia Tras esta interesante visita, donde aún se conservan restos de pintura en algunos de las figuras, regresamos al autobús de vuelta a Luxor, pero antes se hizo una corta parada para ver a Los Colosos de Memnón.Los Colosos de Memnón
Un temblor de tierra ocurrido en el 27 a.C. desprendió parte del busto del coloso situado al norte. Los daños producidos iniciaron en éste un particular sonido que sólo se producía con el amanecer.
Más tarde, en tiempos de Septimio Severo, se efectuaron reparaciones el los colosos ..... desapareciendo a partir de entonces este peculiar sonido, “El Canto del Coloso”. Falucas que cruzan el Nilo a Luxor
Se vuelve al autobús y se prosigue el camino. La siguiente parada se encuentra en los Templos de Luxor (50 L.E.) y Karnak (65 L.E.). Para eso sustituimos el autobús, y cruzamos el Nilo usando una de las muchas falúas que efectúan esta travesía.
Ya al otro lado llegamos al Gran Templo de Amón-Ra.Ramsés II flanquea la entrada
La entrada al Templo de Luxor está flanqueada por dos grandes estatuas sentadas de Ramsés II y uno de los dos obeliscos que había originalmente. Tras éstas, encima, hay una Mezquita (arriba a la izquierda).
Se trata de la Mezquita de Abú al-Haggag, dedicada al Cheij Yusef Abú al-Haggag y se trata de una de las mezquitas más antiguas.Ventana de la mezquita de Abú al-Haggag
Este Cheij, llegado de Bagdad en el siglo XII, descendía del Profeta a través de Hasán, hijo de Fatima, hija a su vez del Profeta. Ha habido varios intentos para demoler esta mezquita, de estilo fatimí, pero nadie se ha atrevido.
Una particularidad de este complejo es que estaba unido a Karnak por un gran pasillo rectilíneo flanqueado por esfinges. Las esfinges protegían el recorrido de las barcas sagradas El dromos de 2,5 km. unía el Templo de Luxor con Karnak y a ambos lados tenía situadas esfinges para proteger el recorrido de las barcas sagradas. El templo más grande de este conjunto está dedicado a dios Amón. Ruinas de Karnak
Al norte de este complejo tenemos el Templo de Montu (dios guerrero de Tebas). Al sur está el templo de Amón, unido por el dromos de esfinges al de su esposa (Mut).
Tras la visita al Gran Templo de Amón-Ra se da por finalizada la jornada cultural para el día de hoy. Grandes buques surcan este río
De aquí nos trasladan al barco donde comemos y tomamos nuestra primera tarde libre..... y se aprovecha para una reconstituyente siesta. Se inicia la navegación tomando rumbo sur hacia nuestra siguente parada: Edfú. Lo que queda de día lo vamos a pasar a bordo. Calesas esperando en el muelle
Para no perder las buenas costumbres el despertador suena a las seis de la mañana. En este país para las seis de la tarde ya es de noche, pero a las seis de la mañana ya es de día. Salimos del barco y en el muelle ya están esperando las “calesas” para llevarnos al Templo de Edfú. He entrecomillado lo de calesa porque se trataba de unos vehículos en los que habría que cobrar por ir...... y voy a dejarlo estar porque me he comprometido a que sólo quiero exponer las buenas experiencias (que han sido el 99%).,... el 1% es tan residual que se puede omitir sin que pueda afectar al rigor del relato en sí (.... éste siempre subjetivo). Seguimos a Walid y su bastón coronado con un Ankh o Anj, figura del jeroglífico egipcio que significa 'vida'Para no perder alguna que otra “buena” costumbre, antes de llegar al control de la entrada del templo pudimos “disfrutar” del requerimiento de los “comerciantes locales” y de las excelencias de sus géneros........El Dios Horus En la entrada del Templo, custodiando ésta, encontramos a ambos lados dos estatuas con forma de halcón ( ... y tras éstas un montón de “giris” como nosotros). Se trata del Dios Horus. Como pasa en la mayoría de los Templos, la entrada al mismo se realiza por la última parte construida, es decir; En un principio se construye el Santuario. A continuación y más grande, el siguiente edificio y otro ....y así hasta que la última parte añadida en tan grande y colosal que es imposible mejorarla.
Más tarde venimos nosotros, “Los Civilizados” que venimos a traer las bondades de “nuestra” religión...... y nos liamos a machacar las figuran de los dioses “paganos”...... y es que la estupidez no es monopolio de nadie.... cualquiera puede llegar a ser un grandísimo estúpido. Por suerte, hay veces que la desidia local y el olvido juegan a favor de los monumentos. La arena del desierto cubría muchos de éstos templos y los ha protegido de ésta y otras barbaries en nombre de ..... siempre hay un díos para justificarlo. Aún se conservan los colores El primer patio del templo está flanqueado al sur y al oeste por galerías idénticas de columnas de capiteles abiertos. Todas las columnas de una misma galería eran diferentes y tras éstas aún se conservan los colores de las figuras esculpidas en bajorrelieves. Segunda Sala Hipóstila
En la segunda sala, ésta cerrada y más oscura, encontramos columnas decoradas por figuras de divinidades que simboliza la provincia a la que se dirige la ofrenda, representando a todos lo santuarios de Egipto. Por último se accede al Santuario y su naos de piedra que acoge también la naos de Horus. ... nuestro navegar era más cómodo
Y tras la visita al Templo de Edfú, unos de los mejores conservados de la época grecorromana, volvemos en la misma “calesa” al barco.... y seguimos navegando hacia el sur. Por la tarde atracamos en el puerto de Kom Ombo con la consiguiente visita el Templo. El Templo de Kom Ombo
Kom Ombo es la última parada antes de llegar a Aswan (Asuán). Aquí visitamos un templo dedicado a dos divinandes; al dios-halcón Haroeris, Horus el Grande en la parte norte del templo y al dios-cocodrilo Sobek en el lado sur (30 L.E.). El templo data de la época ptolomaica. Instrumentos quirúrgicos
Este templo está situado en lo alto de una colina rocosa por lo que es visible desde muy lejos. El nombre de Kom Ombo proviene del egipcio antiguo “nubt” que significa “la ciudad del oro”.

Una curiosidad de este templo son los instrumentos quirúrgicos representados en su muro interno, únicos en su género. Este material, de la época romana, viene a contrastar las virtudes curativas que se le atribuían a Hareoeis.

Ya desde un principio sabían que la mayoría de los males estaban en la mente y no en el cuerpo. Así que muchas veces era más productivo un “psicólogo” que un cirujano..... y si el enfermo terminaba muerto pues...... sería voluntad de los dioses. Atardecer en Kom Ombo Tras la visita al Templo de Kom Ombo de vuelta al barco donde hay que prepararse para una “Fiesta Egipcia”. Puerto de Kom Ombo
Pero antes ha de caer el “último de filipinas”..... es decir, tenía que comprarme una chilaba para no desentonar con el resto del pasaje que si iban a la fiesta “disfrazados”. Así que en el mismo Kom Ombo, a escasos 5 minutos del barco, “negociaron” un atuendo para el que esto escribe (como información decir que la chilaba y el pañuelo de la cabeza costó 50 L. E. unos 6 €, suficiente para hacer el "gamba" durante un par de horas). ... aún no sabíamos nada de los ‘juegos’ de Walid. A excepción del guía y la tripulación (que iban vestidos de egipcios) el resto éramos unos “desenfadados occidentales con chilaba y pañuelo”. Pero bueno, todos con chilaba todos iguales..... hasta que empezaron las “pruebas” de Walid. Foto de la 'Familia de Walid'
Y de entre los “voluntarios” a dichas pruebas ... nos toco a Nerea y a mi....
.... seguro que en la red estará el video del “concurso” pero sólo puedo decir que el poco sentido del ridículo que teníamos acabo esa noche ante todo el pasaje del barco...... y dejémoslo estar, que esto es como en las Vegas, “lo que pasa en el barco.... se queda en el barco”. ... es hora de dormir Y como todo en esta vida tiene su fin, foto de familia y a la cama, que mañana el despertador va ha sonar a las dos y media de la madrugada.

Abú Simbel Amanece camino de Abú Simbel
..... y sonó el despertador. Aún dormidos nos dirigimos a la cafetería del barco donde nos habían preparado un poco de café y té con algo para picar. Abú Simbel se encuentra a unos 280 km. de Aswan (Asuán) y hay que salir en convoy escoltados por la policia.....
Una vez en el autobús a duras penas pude dormir así que tuve la suerte de ver amanecer. A las 6 de la mañana asoma por el este los primeros vestigios del nuevo día. Panorámica de los templos de Abú Simbel Aunque algo pesado el viaje en autobús hay que reconocer que lo que nos encontramos allí mereció la pena. Poco antes de llegar al destino Walid nos “despabiló” contándonos un poco la historia de los templo de Abú Simbel y de cómo por los pelos se consiguió salvar de las aguas este Patrimonio de la Humanidad. Fachada del Templo de Ramsés II
Tras el preceptivo control (80 L.E.) llegamos al primero de los templos, el dedicado a Ramsés II.
Consta de una gran fachada de 33 metros de alto por 38 de largo adornada ésta con cuatro colosos sentados de Ramsés II mirando al Este. Si nos fijamos un poco en los colosos veremos que éste está sonriente (... por norma siempre está en alguna posición bélica). También observamos esa obsesiva dualidad de la época, con su doble corona del Alto y Bajo Egipto.Los súbditos a los pies de Ramsés II También se repite la constante de situar a sus pies a sus súbditos (princesas y príncipes, a la reina madre y a Nefertari, la gran esposa real) siempre mucho más pequeños y de pie.Prisioneros asiáticos atados con papiro Otra constante, y no es obsesión mía ya que están en la mayoría de los templos que hemos visitado, son las representaciones que a ambos lados del trono muestra el poder que Ramsés II ejercía sobre sus enemigos, representando éstos a los países vencidos, con sus respectivas características físicas (pelo y barba) y las consiguientes ataduras en manos y pies con papiro si el vencido es del norte (asiático) y loto si era del sur (africano). Ambos templos estan muy cerca
Dejamos el templo de Ramsés II y proseguimos, en corto paseo, al de Nefertari. Aquí también tenemos al coloso de Ramsés II pero ahora alternando con las esfinge de su gran esposa Nefertari y la de sus hijos. En el pronaos podremos ver al rey aniquilar a los diferentes pueblos enemigos de Egipto en presencia de su gran esposa Nefertari mientras que ésta hace ofrendas a la diosa Mut y Hator.Rumbo a la Isla de Agilkía Hemos llegado a Abú Simbel a las 6:40 h. de la mañana y dos horas después nos dirigimos al convoy para regresa a Aswan, donde tomaremos una falúa para visitar la isla de Agilkía, donde está el recuperado Templo de Isis (50 L.E.). Templo de Isis
Este templo ya estaba anegado por las aguas de la primera presa de Aswan durante gran parte del año. Con la construcción de la segunda presa este templo estaba condenado a quedar sumergido definitivamente. Para ello se acondiciono la isla de Agilkía, aplanándola y agrandándola para albergar el Templo y sus anexos. He aquí otra gran obra de ingeniería civil.Quiosco de Trajano
Muy cerca del Templo de Isis se encuentra el Quiosco de Trajano.
Este pabellón es un lugar de descanso donde la barca de Isis la Lejana efectuaba una parada de regreso a la isla. El quiosco, de catorce columnas, destaca por sus capiteles, aún cuando permanece inacabado. Se supone que el tejado era de madera y por eso no ha perdurado. Al igual que en los Templos de Abú Simbel estos también han sido rescatados de las aguas, en lo que en su día fue la Isla de Philae (Filé) y que con la construcción de la primera presa de Assuán (Aswan) quedó parcialmente anegada. El Quiosco de Trajano, icono de la isla
Tras la visita al Templo de Isis en la isla de Agilkía, volvemos a la falúa para el regreso al barco. Antes hubo una parada para ver el “proyecto de un obelisco” inacabado y abandonado en una cantera al presentarse una grieta en él. Para que un obelisco fuera tal debía de ser de una sola pieza. Paseo en Falúa por la isla Elefantina
Y llegamos al barco donde apenas teníamos tiempo para comer y salir de nuevo a otra excursión..... este día nos organizaron demasiadas visitas y llevábamos levantados desde la dos y media de la madrugada..... y de nuevo en otra falúa. Estábamos un tanto dormidos y cansados de tanto madrugar, autobús, templos, .... y ahora navegar por el Nilo en falúa con la comida aún digiriendo, ....... no prometía muchas alegrias. ... y otra vez de fiesta Pero bueno, algunos más que otros (... y entre los otros me refiero a mí) puso interés y se implicó en las actividades “espontáneas” que se organizaba en la falúa por parte de la tripulación. 'Los Niños Cantores de Nubia' durante el recorrido por el Nilo
Así que unos coros por aquí, unas palmadas por allá...... y la gente se animó un poco.
Siguiendo con la idiosincrasia de estas gentes tras la algarabía llegó la hora de comerciar y tras levantar una toalla de playa que cubría una mesa asomo ante nosotros....... collares, pulseras y otros abalorios “todo a la venta”. Playa nubia
Tras el tira y afloja del regateo preceptivo llegamos a la orilla.
Las dunas del desierto llegan hasta el mismo Nilo así que el lugar donde desembarcamos era más parecido a una playa marítima que fluvial. El desembarco se realizó por una estrecha tabla de no más de 25 centímetros de ancho y relativa inclinación directamente a la arena. ... y como siempre el inevitable mercadeo
Algunos valientes se bañaron en las trasparentes aguas del Nilo, otros, menos osados, se conformaban con mojarse los pies. El que esto escribe tan sólo miraba desde la playa. Aquí esperaban camellos para seguir ruta hacia el “pueblo nubio”..... algo así como un parque temático. El pueblo creo que fue engullido hace mucho tiempo por la fiebre del turismo. Una clase de árabe y pobre de quien no sepa la lección.
Tras la escuela, donde hicimos unas risas a cuenta de los “torpes” (... yo uno de ellos) seguimos nuestro camino por las calles del pueblo hasta una casa de té-gena-cocodrilos-..... y lo que hiciera falta. Aquí “manoseamos” a unas pobres crías de cocodrilos dopadas, nos tomamos un té y la mayoría del grupo se hizo un tatuaje con gena. Dejamos el Pueblo Nubio
Ya era de noche y regresamos a la falúa que nos devuelve al barco. Al igual que ocurre en las carreteras egipcias, lo de encender las luces por la noche como que no acaba de ser entendido por los lugareños,...... pero llegamos sin percances a nuestro destino.

Esta es nuestra última noche en el barco. Mañana, a las 9 h. sale nuestro vuelo a El Cairo.

El Cairo.
Texto.Texto.